Sigue estos consejos y alcanza tus sueños profesionales con el crédito educativo ideal para ti.

Para nadie es un secreto que cada vez es más difícil acceder a la educación superior en Colombia. Incluso, estudios han demostrado que el costo de las matrículas universitarias en el país ha incrementado aproximadamente en un 20% durante los últimos 9 años.

Tanto para estudiantes en busca de sus sueños, como para padres ansiosos por el futuro de sus hijos; la preocupación suele ser grande cuando nos enfrentamos a la decisión de escoger entre la carrera que aspiramos y la que podemos financiar.

Sin embargo, no queremos que tu futuro dependa del dinero. Por eso, te ayudamos a escoger el crédito educativo que más se ajuste a tus necesidades y posibilidades, para que puedas iniciar la profesión que deseas, en el tiempo que deseas y sin temor a comprometer tu economía.

 

¿Qué es un crédito educativo?

Los créditos educativos son apoyos económicos otorgados por entidades autorizadas para financiar los estudios de una persona y que, en un periodo de tiempo determinado, deben ser cancelados por el prestatario.

Su finalidad es ayudar a quien desee acceder a la educación superior o continuada sin perjudicar su flujo de caja, con una metodología de pago basada en la segmentación de la matrícula en cuotas accesibles con una tasa de interés muy baja.

Son muchas las organizaciones que brindan la posibilidad de obtener créditos educativos. No obstante, no todos ofrecen las mismas condiciones ni beneficios, por lo que es importante saber qué tipo de estudio quieres alcanzar para identificar con seguridad cuál es el préstamo que más te puede ayudar.

 

Te puede interesar: ¿Cómo elijo la mejor entidad financiera?

 

Líneas de crédito

Cada entidad ofrece líneas distintas dentro del crédito educativo, y no todas cuentan con las posibilidades de estudio que estás necesitando. Por esa razón, es importante conocer la oferta de cada una hasta encontrar aquella que cuente con la opción de financiar los estudios que quieres cursar.

La decisión dependerá de si quieres cursar una carrera profesional, tecnóloga o técnica; si estás aspirando a cursos básicos o si, por el contrario, deseas iniciar un posgrado.

En Fintra, no solo disponemos de créditos para estudios técnicos, tecnólogos y profesionales; también te ayudamos si deseas iniciar tus estudios de posgrado, diplomados y educación continuada, entre otros cursos.

 

Tasas de interés

De nada sirve obtener un crédito si te va a costar más que el valor de tu matrícula educativa. Por eso, asegúrate de escoger un préstamo financiero que te dé la posibilidad de reembolsar el dinero con tasas de interés bajas, y que en comparación con otros, puedas ver beneficios dentro del gran esfuerzo de pago que harás.

Antes de decidir, haz los cálculos que debas hacer y recibe la asesoría necesaria para entender un poco más del tema si es necesario. La idea es evitar un crédito en el que tus cuotas de recaudo se tornen muy difíciles de pagar.

 

Requisitos

Entre más fácil y rápido sea para ti asegurar un crédito educativo, será mejor. Por esa razón, revisa bien qué tipo de requerimientos debes cumplir al acceder a un préstamo.

Por ejemplo, muchas entidades exigen un codeudor con condiciones específicas para la aprobación del financiamiento, o una cierta cantidad de documentos que debes tener listos y legalizados para la aprobación del mismo. Te recomendamos asesorarte bien antes de escoger el crédito y revisar que cumplas con todos los requisitos, así podrás obtenerlo en el tiempo que necesitas y sin ningún inconveniente.

Con Fintra, tu proceso es más sencillo pues no necesariamente debes contar con un codeudor, simplemente el titular del crédito deberá ser alguien sin reportes de Datacrédito.

 

Periodos de amortización

Los plazos de pago son un factor esencial al momento de definir qué tipo de crédito educativo es mejor para ti. Cada entidad ofrece tiempos específicos para el recaudo del crédito, por lo que deberás tener en cuenta tu estado financiero para escoger la opción más beneficiosa.

Si consideras que puedes pagar en cortos periodos de tiempo, el crédito educativo a corto plazo es la mejor opción. Con este tipo de préstamo, la entidad te financiará el periodo de estudio que corresponda y tú deberás devolver el dinero durante los meses que dure dicho periodo. Así, la ganancia es poder dividir el valor de la matrícula entre la cantidad de meses que dura tu periodo educativo con cuotas mucho más fáciles de pagar.

En caso de no tener los ingresos suficientes para un crédito a corto plazo, existe el apoyo educativo a mediano y largo plazo. Con esta posibilidad, podrás acceder a un crédito que financie uno o varios periodos; o en algunos casos la totalidad de la carrera o curso; con el deber de pagar el préstamo en un plazo igual o mayor al tiempo de culminación de tus estudios.

La clave aquí es saber el grado de endeudamiento que eres capaz de adquirir y tener clara tu capacidad de pago en proporción al tiempo. En Fintra te ofrecemos periodos de amortización de 6 hasta 36 meses para que puedas estudiar sin preocupaciones y pagar cómodamente el crédito que desees.

Cuotas

No todas las entidades aprueban créditos cuando se trata de montos pequeños. Teniendo claro qué quieres estudiar, y conociendo el valor de la matrícula, podrás saber qué crédito pedir y en qué entidad solicitarlo.

Por ejemplo, en Fintra aprobamos tu crédito a partir de $400.000 COP. Sin embargo, otros préstamos educativos solo son posibles cuando la matrícula académica cuenta por un valor mínimo de $2,000.000 COP.

Asimismo, es importante que te asegures del porcentaje mínimo y máximo que cada entidad está dispuesta a prestar, pues no siempre se concede el 100% de la matrícula o cuentan con condiciones temporales para cada monto específico del crédito educativo. Consulta nuestras cuotas y tiempo de pago con un asesor.

Gastos adicionales

Cometemos un gran error al creer que el único gasto que tendremos al solicitar un crédito son las cuotas de recaudo. Debes tener en cuenta que, dependiendo del crédito educativo que solicites, tendrás que considerar algunos costos adicionales.

Por esta razón, te recomendamos analizar bien qué tipo de documentos y procesos debes financiar como requisito, y qué beneficios te traen; para que al tomar la decisión final, accedas a un crédito que te genere pocos gastos adicionales en comparación al provecho que le sacarás.

Algunos costos adicionales pueden ser los seguros crediticios, estudios de crédito, procesos de verificación y legalización de documentación o el trámite para el pago del préstamo, entre otros.

Sea cual sea tu caso, te recomendamos realizar una simulación de tu crédito antes de oficializarlo para estar seguro de esta gran decisión que vas a tomar. En Fintra, nuestros asesores están dispuestos a hacer la prueba, asesorarte y disponer de nuestros servicios para acercarte cada vez más a tus metas.