Los estudiantes universitarios se enfrentan a varios retos que abarcan desde lo económico hasta lo emocional. A continuación, presentaremos algunos desafíos a los cuales nos enfrentamos al pasar por instituciones de educación superior.

Desafíos Económicos:

Últimamente resulta ser la primera preocupación de los estudiantes y de las personas que los apoyarán, ya que deben tener en cuenta diferentes gastos:

  • La educación superior suele ser costosa: Las instituciones que brindan educación superior cuentan con profesores altamente capacitados y recursos idóneos para el desarrollo de las facultades ofrecidas, esto hace que el costo de la carrera sea elevado y entre mayor sea el nivel de estudio, más altos serán los costos de lo que aprendas. Sin embargo, el aprendizaje es un recurso al cual vale la pena invertirle, si ejerces tu profesión con disciplina seguro obtendrás remuneraciones que justifiquen tus esfuerzos. Hoy en día existen muchas opciones para financiar tu carrera que pueden ajustarse a tu necesidad económica.
  • Recursos para estudiar: No se trata sólo de matricularse, ser estudiante acarrea tener otros gastos como la compra de materiales y herramientas de trabajo (entre esos juega un papel importante el uso de las nuevas tecnologías que facilitan y flexibilizan el trabajo para el aprendizaje), gastos de transporte y otros recursos.
  • Trabajos en grupos: La metodología del trabajo en equipo es una competencia clave en la etapa de educación superior, ya que con esto se adquieren habilidades en las relaciones interpersonales, reconocimiento a la diversidad y multiculturalidad, razonamiento crítico y el trabajo en equipo es fundamental para cuando te enfrentas a la vida laboral. Trabajar en grupo implica movilizarse de casa, uso de materiales necesarios para cada trabajo, entre otras cosas que demandan dinero.

Desafíos Emocionales:

El entorno de las instituciones de educación superior es desafiante, ya que demandan una fuerza emocional. La presión en la condición económica, social, personal, educativa y hasta familiar, hacen parte del conjunto de variables que afectan directamente las emociones de los estudiantes. Lo importante es no perder el enfoque de tu meta inicial, saber canalizar tus energías y sacar adelante tu carrera con la mejor actitud manteniendo tus ideales, valores y principios. Otras variables influyentes son:

  • Academia: Este es el campo principal en donde se origina la explosión de emociones, cada ciclo en la institución obliga a dar nuevos inicios y tener nuevas expectativas ante los temas, profesores, trabajos, etc.
  • Libertad: Al entrar a una institución educativa, tenemos la total libertad de asistir a clases y cumplir con las responsabilidades sin que nadie nos censure, somos los dueños de nuestro propio futuro y todos sabemos que desde el colegio ese es el sueño de cada uno. Si tu deseo es pasar todas las materias debes tener claro que no puedes abusar de esta libertad, todo tiene su tiempo y su espacio.
  • Tareas de lecturas y escrituras: Algunos textos y lecturas pueden ser densos y provocar ansiedad, obviamente porque nos preocupamos por mantener buenas calificaciones. La recomendación es no dejar todo para última hora, esto trae conflictos y tu cerebro no trabaja al 100%, si quieres que tus calificaciones sean las mejores trabaja con calma y disciplina.
  • Vacaciones: Hasta volver de ellas es muy duro, porque se crea una rutina de total reposo y una pausa de un mes perdiendo la rutina que has llevado durante el cada ciclo de estudio, de dormirse y levantarse temprano, leer textos académicos y estudiar las horas que lo requiera cada materia.

¡Un gran consejo! Nunca, ni en tus vacaciones puedes dejar el hábito de estudio. Ve documentales, lee, entérate de las tendencias relacionadas a tu carrera, participa en conversatorios y escribe acerca de lo que aprendes.

Desafío Institucional

Metafóricamente hablando, las instituciones educativas son el arma idónea que transforma a los estudiantes de proyectiles desorientados a misiles guiados: Cohetes capaces de cambiar de dirección en vuelo, adaptarse a circunstancias variables y corregir constantemente el rumbo. La idea es enseñar a las personas a aprender rápidamente a medida que avanzan, con la capacidad de cambiar de opinión e incluso renunciar a las decisiones previas si es necesario, sin pensar demasiado o lamentarse.

Las instituciones también se someten de forma periódica a cambios que influyen directa e indirectamente a la formación de los estudiantes:

Nivel de organización interna: Estos cambios deben apuntar a mejorar la gestión de los recursos (humanos, económicos, etc.) y reestructurarse para mejorar la democracia interna, sin perder la misión de educar, capacitar y llevar a cabo investigaciones a través de un enfoque caracterizado por la ética, la autonomía y la responsabilidad.

Creación de conocimiento: Este es un gran reto para las instituciones, ya que se deben adoptar enfoques interdisciplinarios y transdisciplinarios que vayan de acuerdo a los cambios sociales que va enfrentando el mundo, esto lo logran explorando formas de conocimientos científicas y no científicas.

Tecnología: Para aprovechar el potencial de las tecnologías de la información y la comunicación en la creación y difusión del conocimiento. El objetivo de tales cambios es crear una “sabiduría digital”.

Responsabilidad social y la transferencia de conocimientos: El trabajo de las instituciones es relevante. Lo que hacen, y lo que esperamos de ellas es visto como un servicio a la sociedad; básicamente las instituciones son un campo no sólo para educar profesionalmente a las personas, sino para formar su identidad personal.

Además, su investigación e innovación intelectual debe ser constante, anticipándose a las necesidades sociales en cada facultad, a través de mecanismos apropiados de transferencia de conocimiento.

Nuevos enfoques de enseñanza y aprendizaje: Deben integrarse formas de aprendizaje y enseñanza que permitan el desarrollo del pensamiento crítico y creativo. Las competencias comunes deben determinarse y las expectativas correspondientes deben definirse. Las empresas buscan empleados creativos, audiovisuales/digitales y ágiles. Este es el reto de la Educación Superior.

La vida de un estudiante dentro de las instituciones educativas es como una selva, en ella encontramos toda una diversidad de retos, nuevos conocimientos y responsabilidades.