Sabemos que a la hora de sacar un crédito se nos viene a la mente muchos factores en pro y contra. Aunque bien es cierto que nos ayudan a financiar algunas cosas, debemos tener en cuenta la deuda que estamos adquiriendo.  

  1. Mito: “Los créditos suelen ser un problema financiero”

Realidad: Los créditos son más bien el aliado perfecto de personas o compañías con buenos hábitos financieros que buscan un equilibrio económico. El problema radica en el mal uso que les puedas dar pensando que son un dinero extra y que estás en la capacidad de gastar más de lo que ganas.

 

  1. Mito: “Si me roban todo mi dinero, no tengo que devolver el préstamo”

Realidad: Lo mejor es que tomes más precauciones sobre el manejo de tu dinero, ya que la entidad financiera no está en la obligación de congelar o cancelar tu préstamo de créditos puesto que no tuvo que ver con el robo.

 

  1. Mito: “El monto de mi préstamo solicitado no depende de mis ingresos”

Realidad: Es recomendable que tus deudas no superen el valor de tus ingresos. No caigas en el dicho conocido “una deuda para pagar otra”, porque al final sólo tendrías intereses sin pagar y una deuda más grande que la que adquiriste.

 

  1. Mito: “Si ya tengo el dinero para pagar toda mi deuda, no lo puedo hacer porque puedo recibir sanciones”

Realidad: No sólo puedes abonar a capital pagando un monto más alto en tus cuotas, sino que si tienes el dinero para pagar la deuda completa lo puedes hacer. Esto ayudará a que tus intereses no sean más altos.

Te puede interesar: Claves para escoger el mejor crédito educativo.

  1.  Mito: “Si adquiero un crédito para mi negocio es mala idea”

Realidad: La mejor manera de usar un crédito es invirtiéndolo en algo que genere rentabilidad, y permita que puedas obtener mucho más del capital que prestaste y que poco a poco deberás pagar. En pocas palabras, un crédito te ayudará a estimular el crecimiento de tu negocio a largo plazo. La clave está en saberlo administrar y destinar a lo que te llevará a cumplir con tus metas productivas.

 

  1. Mito: “Las entidades financieras me roban dinero al empezar a pagar crédito”

Realidad: Cada entidad financiera trabaja arduamente bajo una serie de condiciones para que el dinero prestado cubra tus necesidades. Sin embargo, ellas están en la obligación de ser claras y transparentes con toda la información acerca del crédito, sobre todo en los cargos que se aplican al mismo. Estás en la libertad de analizar los productos ofrecidos por cada entidad y solicitar información más profunda, y deberás saber administrar tu crédito para mantenerte dentro de las condiciones normales del mismo. Las entidades o personas expertas en el tema, pueden darte información acerca de esto.

Te puede interesar: ¿Cómo elijo la mejor entidad financiera?


Te puede interesar: Créditos educativos