Para iniciar tus estudios de educación superior o cualquier otro tipo de estudios, el dinero ya no es un obstáculo, pues existen herramientas de financiamiento. Un crédito educativo es el apoyo económico que obtiene el alumno a través de una institución financiera, el cual se debe reembolsar a la misma a corto o largo plazo.

Crédito educativo a Corto Plazo

Cuando se habla de un crédito a corto plazo, significa que el deudor obtiene un préstamo cuyas cuotas son entre los próximos 12 meses, es decir, antes de que la entidad financiera desembolse el valor de la matrícula a estudiar directamente a la institución, el deudor define el número y el valor de las cuotas mensuales las cuales normalmente deben ser pagadas durante el transcurso del periodo a estudiar. Si se mantiene un buen comportamiento de pago, es posible tener la opción de renovar el crédito estudiantil y pagar con rapidez y facilidad el próximo periodo.

 

Crédito educativo a Largo Plazo

 Por otro lado, un crédito a largo plazo es aquel préstamo que se deberá pagar después de los próximos 12 meses. La entidad financiera escogida hará el desembolso del dinero para pagar la totalidad del periodo o si la persona lo desea, pagar toda la carrera, por consiguiente, se deberá pagar en un plazo mayor o igual al periodo que culminen los estudios. Es decir, en el instante que recibes tu título universitario o de cualquier estudio cursado, ya tendrás la facilidad y conocimientos para obtener un trabajo bien remunerado el cual te ayudará a pagar la deuda que adquiriste.

Te puede interesar: Claves para escoger el mejor crédito educativo

Entonces, ¿Créditos a corto o largo plazo?

Si eliges un crédito educativo a largo plazo, puedes ir ahorrando dinero y si así lo quieres, abonar poco a poco a la deuda total para que cuando culmines los estudios la deuda sea menor; Así, evitas preocuparte por cómo vas a pagar tu matrícula en el próximo periodo, te enfocas en tus estudios para que puedas obtener un buen promedio y por último empezar a laborar y generar ingresos que te servirán para quedar a paz y salvo con la entidad financiera a la que recurriste.

 

Sin embargo, si los periodos de tus estudios son cortos, de bajo costo y/o cuentas con la facilidad económica de pagar las cuotas durante el periodo en el que estés estudiando, el crédito educativo a corto plazo es el apoyo perfecto para ayudarte a agilizar tus pagos a la institución educativa, así saldrás mucho más rápido de esa deuda y cuando termines tus estudios podrás tener tus ingresos libres para invertirlo en nuevos proyectos.

Ten en cuenta que…

  • Para solicitar un crédito educativo en línea, asegúrate de cumplir con todos los requisitos que piden las entidades financieras.
  • Cualquiera de los dos tipos de plazos que elijas, debes ser responsable al momento de cumplir con las obligaciones pactadas. Si dejas que se te acumulen cuotas sin pagar podrías entrar en crisis financiera perdiendo la oportunidad de acceder a otros créditos por un mal reporte en centrales de riesgo y adquiriendo una deuda que difícilmente se podrá saldar.
  • Elegir una entidad financiera eficiente y dispuesta a brindarte información amplia del entorno, es la clave perfecta para tomar la mejor decisión, sobre todo para orientarte en la elección de plazos que se ajuste más a tus necesidades.

Te puede interesar: Cómo mejorar tu vida crediticia